MÁXIMO CHEN

Dentro del circuito del Burlesque se elige un nombre que te identifique, un alter ego, un personaje en el que convertirte cuando te subes al escenario. Yo elegí Máximo Chen porque creo que une dos ideas que siento como mis raíces.

Doña Máxima – Es el nombre de mi bisabuela, el miembro más antiguo de mi familia que he conocido con vida. Como artista que vive fuera de su núcleo familiar directo me gusta llevarlos cerca de alguna manera, como en alguno de mis tatuajes o mi propio nombre artístico.

Chen – Es el apellido de familia de Manolita Chen y Chen Tse-Ping, dueños (cerebro y alma) del Teatro Chino de Manolita Chen (Empresa artística española de teatro ambulante del S.XX, que combinó circo, revista musical y espectáculo de variedades. Fundado en 1947 es conocido como uno de los mejores shows celtibéricos. Desapareció en 1986). Me gusta sentirme cerca también de esta familia que allanó el camino en España para que los artistas de hoy en día lo tengamos un poco más facil y por ello también forman parte de mi nombre artístico.

HEART OF STONE

Mención especial del jurado – Boylesque Festival Vienna 2015

08Manu

El 20 de Mayo de 2015 se celebró en el Stadtsaal de Viena el 2º Festival internacional de Boylesque que se organiza en esa ciudad.Tras conocer el festival un año antes por la repercusión que tuvo en redes sociales y el gran interés que siento por el género del burlesque decidí prepararme para participar en su segunda edición.

Soy el primer español que participa en el circuito del boylesque (versión masculina del burlesque), así que para prepararme no disponía de referencias cercanas, por lo que decidí crear lo que realmente me apetecía hacer encima del escenario.

Me presenté con un número que mezcla strip-tease y cuerda vertical. El número se llama Heart of Stone y en él represento a un chico cauto y tranquilo que se descubre a si mismo haciendo cosas que no se creía capaz de hacer. Durante los cinco minutos que pasa en escena vive un autentico romance con una cuerda vertical que le usa y juega con él a su antojo. Él, se enamora perdidamente y se entrega por completo a ella. Esa entrega aparece representada por su ropa, la cual se arranca como si se tratara de su propia piel. Literalmente se desnuda ante ella. La cuerda le eleva, le abraza y le obliga a bailar con ella, pero finalmente, se desprende de él lanzándole al vacío y dejándole completamente solo. Destrozado, el personaje se quita la única prenda que le queda y abandona el escenario desnudo.

El encargado de confeccionar el vestuario para el número fue Gustavo Adolfo Tari García, un diseñador alicantino que vive y trabaja en Barcelona. El diseño se basa en la sencillez, un pantalón de pana verde oscuro y un mono gris y marrón con tres botones de madera en el pecho, intentando seguir la estética de la ropa interior de los trabajadores de los años 20.

En este número proponía una puesta en escena austera y sin brillos, que aportara algo diferente a un festival donde el exceso, la excentricidad y las lentejuelas son el A,B,C, de casi todos los participantes.

Finalmente me hice con la mención especial del jurado y volví a España con muchas ganas de seguir aprendiendo, creando y apostando por seguir adelante con mis ideas, porque, a veces, se hacen realidad.


SHIKOZÚ

-Nuevo número próximamente-