Tras una revuelta de trabajadores en Barcelona durante la década de 1930, se exigió por parte del sindicato que todas las personas empleadas en un teatro cobrasen lo mismo, sin que hubiera diferencias de sueldo entre los trabajadores. A lo que Margarita Carvajal, famosísima vedette del Paralelo en esta época contestó indignada: «Pues entonces que suba el acomodador aquí para enseñar el culo».
#CuriosoChen
Fuente: el-alimoche.blogspot.com.es